Mantenimiento de puertas automáticas: ¿por qué es importante?

¿Qué es el mantenimiento de las puertas automáticas?

Las puertas automáticas se consideran verdaderas «máquinas» que deben cumplir determinados requisitos y, sobre todo, deben someterse a mantenimiento periódico. Quien elige automatizar una puerta debe, en primer lugar, solicitar al instalador algunos documentos importantes; entre estos, es necesario citar sin duda la declaración de conformidad y el registro de mantenimiento de la instalación. En el registro, en especial, se indican todas las intervenciones efectuadas en la puerta: la primera instalación, los mantenimientos ordinarios y los eventuales mantenimientos extraordinarios con las reparaciones o modificaciones anexas.

¿Por qué es importante efectuar el mantenimiento de las puertas?

El mantenimiento ordinario de las puertas automáticas está previsto por ley. Comprobar el correcto funcionamiento de la propia puerta automática es fundamental para garantizar la seguridad de todos los usuarios: un posible mal funcionamiento del sistema de automatismo podría provocar accidentes y daños más o menos graves. Por lo tanto, es extremadamente importante comprobar periódicamente el estado de las puertas automáticas e intervenir rápidamente cada vez que se produce un problema. Asimismo, en la mayor parte de los casos, localizar en seguida el mal funcionamiento significa poder resolver el problema en un plazo breve y sin ningún esfuerzo. En conclusión, el mantenimiento periódico sirve justamente para afrontar la vida diaria con total tranquilidad: quien sigue este procedimiento, no debe preocuparse de riesgos relacionados con la utilización o por una puerta no conforme con la normativa legal o en cualquier caso poco segura.

¿Cómo simplificar las operaciones de mantenimiento?

Para simplificar las operaciones de mantenimiento de las puertas automáticas, es importante elegir un sistema de calidad, fiable y seguro. Como los automatismos Tau Italia, dotados de tecnologías de vanguardia y sistemas sofisticados que reducen al mínimo el riesgo de daños y mal funcionamiento. Por ello, nuestros motorreductores para puertas, en baja tensión con encoder, garantizan el respeto de las normativas EN 12445 – 12543; en cualquier caso, cabe recordar que para las certificaciones de una puerta corredera de más de 500kg es necesario utilizar el sistema a bordo sensible inalámbrico. Seguridad y fiabilidad son para nosotros palabras clave, para acompañar al usuario en la vida diaria, regalando tranquilidad y comodidad a las acciones diarias.